NOTICIAS

La D. O. Campo de Borja ha dado hoy el pistoletazo de salida a la vendimia, una campaña en la que espera recoger unos 30 millones de kilos de uva. La XXXI Fiesta de la Vendimia celebrada hoy en Ainzón ha reunido a autoridades, viticultores, bodegueros y vecinos de la zona en torno a una tradición que se ha retomado este año con aforo limitado y todas las medidas sanitarias después de la cancelación de la última edición por la pandemia.

El presidente de la D. O. Campo de Borja, Eduardo Ibáñez, ha dicho durante su discurso que esta es una edición muy importante, ya que permite recuperar la Fiesta de la Vendimia y ha adelantado que los próximos años habrá “una fuerte apuesta por promocionar el territorio garnacha y nuestros vinos a nivel regional, nacional e internacional”.

La fiesta ha comenzado a las 10.30, cuando autoridades e invitados han sido recibidos en la plaza Mayor de Ainzón, y donde se ha impuesto la banda a la Reina de la Vendimia, Laura Borobia. A las 11.00 se ha celebrado una misa baturra en la iglesia parroquial cantada por el grupo de jotas de Fuendejalón. A las 12.00 ha tenido lugar el momento de exaltación del vino y pisado de las uvas para la extracción del primer mosto de 2021.

Una campaña de muy buena calidad

Según los técnicos, en esta campaña esperan recoger unos 30 millones de kilos de uva, una cifra inferior a la de 2020 (35 millones de kilos), pero por encima de la media de los últimos años (24 millones). Desde la D. O. Campo de Borja aseguran que las uvas son de muy buena calidad, ya que las últimas lluvias han sido claves para la maduración.

En cuanto a la comercialización, este año se espera que supere a la de 2020 (con 14 millones de botellas vendidas), ya que casi está equiparado a las cifras de 2019, cuando se llegaron a comercializar 20 millones de botellas.

“El Campo de Borja hoy tiene un presente prometedor, con este ‘Imperio de la Garnacha’, cuyo lema nació en el año 2005. Un imperio que nos hizo crecer en todos los sentidos.

En la producción, mejorando al máximo nuestro potencial productivo. En calidad, a través de las nuevas tecnologías y del estudio de nuestras posibilidades. Y también en comercialización y exportación, haciendo que nuestros caldos viajen por todo el mundo, con el 75% de ventas en el exterior”, ha explicado el presidente de la D. O. Campo de Borja.

Un mercado internacional que se consolida, año tras año, y que tiene como principales países exportadores Reino Unido, Estados Unidos, China y Canadá, en este orden.

La D. O. Campo de Borja está formada por 6.300 hectáreas de superficie de viñedos, de los cuales más de la mitad son garnachas, la variedad más cultivada en la zona y que da nombre al conocido como ‘Imperio de la Garnacha’. Estos viñedos están distribuidos entre 18 pueblos y los vinos se elaboran en 18 bodegas.

Eduardo Ibáñez ha asegurado también que la D. O. Campo de Borja afronta otro proyecto esencial para su futuro, como es la nueva sede del Consejo Regulador, cuyo proyecto de reforma y acondicionamiento es muy importante para los próximos años y para el que esperan contar con la ayuda del Gobierno de Aragón. “Consejero -dijo dirigiéndose a Joaquín Olona, que asistió al acto- contaremos como siempre con su apoyo, como ya lo hemos tenido en ocasiones anteriores con la bodega piloto, cimientos de nuestra sede”.

A %d blogueros les gusta esto: